Tuesday, November 14, 2006

- De qué hablamos cuando hablamos de literatura - por Roxana Palacios



"El principio del discurso es su parte más difícil, y desconfío de aquellos que comienzan por él”
Macedonio Fernández

¿De qué hablamos cuando hablamos de literatura?

Más allá del paratexto del título, que me justifica como lectora de Raymond Carver
[1], a quien me aproximé hace algunos años por sugerencia del escritor Jorge Nedich, quiero agradecer la insistencia de esta pregunta a los escritores Alcira Doro Maddonni, Laura Massolo, Liliana Díaz Mindurry y Roberto Ferro, quienes, de un modo o de otro, hicieron (hacen, con su voz o con sus textos) posible para mí su reiterada, constante formulación. Por otra parte, vaya un agradecimiento especial a los poetas Olga Orozco y Jorge Boccanera por advertirme que las respuestas, además de resultar instancias tranquilizadoras y por lo tanto aburridas, pueden convertirse en algo así como la desgracia de las preguntas. El cuarto agradecimiento tiene que ver con la figura de un hombre a quien considero símbolo de lo literario en su proyección más exquisita: Macedonio Fernández.
Por definición de la lengua, literatura es el arte que emplea la palabra escrita o hablada como medio de expresión
[2], resolución que nos permite formular una nueva pregunta: el arte, ¿se puede definir? Y una más, la voluntad del autor, ¿es razón suficiente para que un texto escrito acceda al calificativo literario?
Pienso la escritura en general (y a la literatura en particular), como un proceso de exploración ininterrumpida, un espacio generado por múltiples instancias que tienen siempre que ver con lo anterior, y cuando digo anterior en escritura me estoy refiriendo, necesariamente, a lecturas previas.
Muy pocas cosas tienen para mí cualidad de certeza, pero algo está claro y es que me resulta imposible encontrar definiciones precisas cuando se trata del discurso literario, más bien elijo situarme del lado de las aproximaciones y la participación, en algún borde del universo inabarcable del lenguaje y la producción de sentido para explorar, desde muy diversas entradas, aquello que los maestros dieron en llamar texto plural.

Roxana Palacios

[1] Ver Carver, R. De qué hablamos cuando hablamos de amor, Anagrama, Madrid, 1981.
[2] Moliner, M. Diccionario de uso del español, II Edición, Gredos, Madrid, 1998.

Comentario del escritor David Antonio Sorbille:
Creo que para teorizar sobre literatura, deberìa referirme al fluir de la vida que hacìa menciòn Heràclito. Por eso, coincido con el pensamiento expuesto por Roxana que se ajusta a la definiciòn de la literatura, pero màs aun, a esa necesidad vital de expresarse en un constante fluir. Ademàs, me place hacer este comentario que me une a la mùtua admiraciòn por la figura de Macedonio.
Un cordial saludo.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home